martes, 22 de julio de 2014

Tomates rellenos de Arroz y Langostinos. Receta

Hace unos meses estuve en Murcia y además de lo sorprendida que quedé al conocer la ciudad, no imaginaba para nada que fuese tan bonita, que hubiese tanto ambiente, que la gente luciese un look tan cuidado y que la temperatura en pleno invierno fuese tan deliciosa, además comprobé en persona todas las virtudes de la huerta murciana.
En Galicia para oler un tomate y que éste huela, tenemos que esperar al verano que es cuando tenemos tomates gallegos, el resto del año podemos conseguirlos más ricos o menos ricos pero jamás huelen a tomates, el aroma lo pierden en la cantidad de kilómetros que hacen hasta llegar aquí. Le debo a Murcia un post con detalle porque aunque no era un momento anímico bueno para mí, tengo que decir que ese viaje fue un remanso de paz, aromas y colores. La visita al mercadillo de Molina de Segura fue apoteósico, un despliegue de verduras, tomates de todos los colores, tan aromáticos y sabrosos que dificilmente podré olvidarlos e insisto, fue en invierno, no quiero pensar lo que será en pleno verano. Y ni os quiero contar lo abiertos que quedaron mis ojos al ver los precios de las verduras con respecto a lo que los pagamos en Galicia, una vez más, los kilómetros tienen la culpa.
Aquí, en pleno mes de julio por fin, han llegado los tomates del país que es como le llamamos a los tomates gallegos, ricos, con mucha pulpa y con un aroma a tomate recién cortado que es para desmayarse, lástima que la temporada es corta.
Decidí hacer tomates rellenos, es fácil, rápido y me trae muchos recuerdos ya que cuando era niña y vivia en Montevideo mi madre los hacía mucho. Yo soy fan absoluta de los tomates, los como todo el año y crudos es como más me gustan, así que rellenos se convierten en una comida completa e ideal para épocas estivales. Quedan muy bien en una cena fría con amigos en plan bufet en el que cada uno se va sirviendo lo que más le apetece.
Receta
Ingredientes (según los tomates que quieras rellenar)
- Tomates en su punto justo de maduración.
- 3 langostinos por tomate (2 cortados y 1 entero para la terminación)
- 1 pepino fresco cortado en dados
- 1/2 huevo cocido por tomate
- Aceitunas picadas a discreción
- Cebollino picado y unos tallos enteros para el emplatado.
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal y pimienta
- Mayonesa a gusto.
- Arroz salvaje cocido (2 cucharadas soperas por tomate)
Elaboración
- Corta la tapita superior de los tomates y con una cucharita procede al vaciado. Coloca la pulpa en un colador para que escurra el líquido.
- Fríe los langostinos en una sartén con una gota de aceite a fuego fuerte, vuelta y vuelta es suficiente, cuidado que no se pasen o quedan gomosos. Retira la cabeza, reserva uno entero para el emplatado y pica el resto.
- Mezcla en un cuenco todos los ingredientes picados menudos, añade la pulpa de tomate escurrida y cortada en daditos, salpimenta, un chorrito de aceite, añade mayonesa y mezcla.
- Espolvorea una pizca de sal en el interior de los tomates y rellena con la mezcla.
Montaje
- Una vez rellenos los tomates, pon en la parte superior media cucharadita de mayonesa y un langostino, una ramita de perejil o cebollino y sirve fresquitos.
Es un plato fantástico para el verano, además como se pueden tener hechos con antelación, nos permite una buena planificación si tenemos invitados o venimos con el tiempo justo para comer.
Frabiconsejos
- El relleno admite maíz dulce, guisantes, brotes de soja y alguna anchoa picada muy menuda también le queda deliciosa.
- Los tomates deben estar maduros, no tanto como para salsa pero no conviene que estén verdes porque no tienen desarrollado todo el sabor.
- Puedes guardar la tapa superior del tomate y colocarlo a modo de sombrerito en el emplatado final.
- Cuando cuezo arroz salvaje (supongo que el nombre viene porque el tiempo de cocción es salvaje, unos 40-45 minutos) aprovecho a cocer bastante y el sobrante lo congelo en bolsitas. Congela estupendamente y es un recurso genial para las prisas, descongela rápido y sirve tanto para un relleno como para guarnición salteándolo con un ajo laminado en sartén.
- Si los llevas a la playa, lleva el rellenos en un cuenco aparte y no le pongas la mayonesa hasta el momento en el que los vayas a servir. Claro que sí, se pueden llevar a la playa ¿para qué tenemos esas neveras de playa tan gigantescas? si llevamos ensaladilla, también podemos sorprender con unos tomates rellenos.

¡Disfruta del verano, como la vida, es corto!